Proyecto de Apoyo para Centro Ceremonial Wixarika

IMG_5

Documento escrito originalmente en Español
(Explicación sobre palabras indígenas al final de la página)

PROYECTO 3:

APOYO A KAWITEROS1 DEL CENTRO CEREMONIAL WIXARIKA
DE SANTA CATARINA CUEXCOMATITLAN, JALISCO, MEXICO

IDEA

Este proyecto piloto consiste en otorgar un apoyo económico mensual a al menos dos ancianos y un coordinador que apoyen con su conocimiento, al grupo de Jicareros2 del Centro Ceremonial de Santa Catarina Cuexcomatitlán (Tuapurie), a lo largo de un año, con posibilidad de renovación anual.

JUSTIFICACIÓN

IMG_1

En la comunidad Wixarika, la continuidad de su tradición espiritual se asegura en gran medida, por los esfuerzos de miembros de la comunidad quienes durante cinco años participan en en el grupo de los llamados Jicareros2, los cuales deben ser asesorados y guiados por los ancianos con más experiencia y conocimiento de la comunidad, acerca de la forma correcta de llegar a cabo las peregrinaciones y ceremonias.

Debido a las condiciones de pobreza extrema en que viven la mayoría de los indígenas wixarika3, la participación de los ancianos que dan soporte al trabajo de los Jicareros se hace cada vez mas difícil, ya que para estar presentes en las constantes y prolongadas actividades de los Jicareros deben abandonar con frecuencia sus milpas4 (las parcelas donde siembran y cosechan el maíz) y con ello poner en riesgo su propia subsistencia.

Una de las cosas mas tristes que me tocó escuchar en mi reciente visita a Santa Catarina (abril de 2014), fue la expresión de Felipillo, un joven jicarero muy entusiasta que preocupado me dijo:

“Nos está costando mucho trabajo cumplir bien con nuestra Jicara, porque no tenemos Kawitero.
-¿Cómo es posible, Felipe?
– Es que los ancianos están muy pobres y ya no quieren dejar su milpa para venir a ayudarnos….”

El Kawitero es un anciano muy respetado entre los wixarika, cuya sabiduría consiste en conocer y compartir la “historia del mundo” (cosmogonía) a los jicareros y a toda la comunidad, durante las peregrinaciones y ceremonias. De esta cosmogonía se derivan las tareas, formas y procedimientos que los Jicareros deben llevar a cabo como parte de su responsabilidad.

Es por ello que me di cuenta de que si pudiéramos reunir alguna ayuda económica mensual para que estos ancianos acudieran con regularidad a apoyar a los jóvenes Jicareros, podríamos contribuir de una manera modesta, pero práctica a la supervivencia de una tradición espiritual que es importante no solamente para los Wixarika, sino para todos los seres humanos.

LOS JICAREROS

Kalihuey

Los Jicareros son el grupo encargados por cinco años de llevar a cabo las ceremonias y fiestas5 comunitarias espirituales de la comunidad, así como de realizar las peregrinaciones anuales a sus lugares sagrados, tales como Wirikuta (Municipio de Catorce, San Luis Potosí), Hauxa Manaka ( en Cerro Gorgo, Durango), Tatei Haramara (Isla del Rey, San Blas, Nayarit), Xapaviyeme (Lago de Chapala, Jalisco) y Teekata (Sierra Wixarika, Jalisco).

Los Jicareros se reúnen regularmente en el Centro Ceremonial o “kaliwey”, que físicamente es un área que tiene como centro un edificio circular hecho de adobe con un techo de palma de gran altura. En el kalihuey se cuida permanentemente a Tatewari (el abuelo fuego) y tienen lugar muchas ceremonias a lo largo del año, además de las frecuentes reuniones y deliberaciones necesarias de los jicareros para la organización de sus tareas.

La labor de los Jicareros es difícil, porque implica muchas horas de trabajo y muchos gastos para cumplir con sus obligaciones espirituales a nombre de toda la comunidad, al mismo tiempo que tienen que continuar con sus labores como campesinos para sembrar y cosechar el maíz que es la base de su alimentación. Hay que dejar claro que los Jicareros no perciben remuneración. económica alguna y por el contrario, son personas que viven en condición de pobreza, quienes a sus dificultades económicas cotidianas, deben añadir el peso de cumplir con sus obligaciones como Jicareros. Entre estas obligaciones están por ejemplo, el participar en las ceremonias y fiestas tradicionales, elaborar ofrendas y llevarlas a los lugares sagrados, participar en peregrinaciones a lugares sagrados que pueden durar varias semanas y que pueden tener lugar varias veces al año, etc., En este contexto, una de las mayores amenazas para la continuidad de la tradición espiritual Wixarika es la extrema pobreza en la que viven, debido al desarrollo desigual que ha caracterizado a la nación mexicana desde el siglo XVI.

Al interior de los Jicareros existen distintas responsabilidades que dependen de la jicara7 de la que se haga cargo cada miembro. Entre ellos se destacan el Kawitero; que es el anciano responsable de “contar la historia del mundo” (cosmogonía) y el Marakame que es el cantador responsable de dar voz al Abuelo Fuego y ayudar a la comunicación entre las personas y los Poderios6 de la naturaleza.

RELEVANCIA PARA LA HUMANIDAD

Además del valor intrínseco que tiene el patrimonio espiritual de cada pueblo, la tradición Wixarika en particular es de un enorme valor para todos los seres humanos, ya que su existencia nos da la oportunidad de tomar conciencia acerca de la naturaleza esencial de la experiencia espiritual: el sentirnos conectados –sin intermediarios- con algo que nos trasciende y que nos conecta a todo cuanto nos rodea.

La conexión con los campos de energía de la naturaleza, que en este contexto se experimentan como manifestaciones de lo sagrado, nos permite recuperar un sentido espiritual de co-existencia armónica con la naturaleza y con los demás seres humanos, el cual resulta no solo necesario sino verdaderamente urgente para responder con éxito a muchos de los desafíos y amenazas que enfrentamos en las sociedades urbanas occidentales del siglo XXI.

El ejemplo de la espiritualidad indígena wixarika, nos ayuda porque nos puede inspirar a rescatar para nosotros, la verdadera experiencia espiritual; esa que tan a menudo se pierde entre los laberintos ideológicos de las grandes religiones y sus constantes enfrentamientos contra otras formas de pensar.

Por eso su supervivencia es como un tesoro para toda la humanidad que debemos ayudar a preservar.

IMG_1

OBJETIVOS DEL PROYECTO

En su etapa inicial, el proyecto tiene como objetivo reunir los fondos suficientes para otorgar un apoyo mensual de US$250 dólares por persona, a dos ancianos y un coordinador indígenas. Adicionalmente, el proyecto busca aportar US$3000 dólares para el pago del autobús que utilizan los Jicareros de Santa Catarina, en su peregrinación anual al territorio sagrado de Wirikuta.

FONDOS REQUERIDOS

Los fondos requeridos anuales para este proyecto son los siguientes:

  • Apoyo anual para anciano 1: US$3000 (US$250 dólares mensuales).
  • Apoyo anual para anciano 2: US$3000 (US$250 dólares mensuales).
  • Apoyo anual para coordinador indígena: US$3000 (US$250 dólares mensuales).
  • Apoyo anual para pago del autobús a Wirikuta: US$3000.
  • Apoyo para gastos extras: US$3000.

Total: US$15,000 ANUALES.

DURACIÓN DEL PROYECTO

El proyecto está planeado inicialmente para cinco años.

El primero año será la fase piloto, después de la cual se evaluará el resultado y se valorarán los ajustes a realizar.

Si el proyecto tiene éxito, podría hacerse permanente y eventualmente ampliarse otros centros ceremoniales de la región wixarika.

MECANICA DE IMPLEMENTACIÓN

PASOS DE LA IMPLEMENTACIÓN:

1. DISEÑO DEL PROYECTO.
2. DIFUSIÓN DEL PROYECTO E INICIO DE RECAUDACIÓN DE FONDOS.
3. PRESENTACION OFICIAL DEL PROYECTO EN EL CENTRO CEREMONIAL DE SANTA CATARINA CUEXCOMATITLAN.
4. SELECCIÓN DE LOS ANCIANOS.
5. DISTRIBUCIÓN DE FONDOS A LAS PERSONAS SELECCIONADAS.

Las tareas del coordinador indígena del proyecto serán:

1. Servir de enlace entre el coordinador y los participantes no-indígenas del proyecto y al comunidad indígena.
2. Informar a la comunidad indígena acerca del proyecto y promover la participación activa de sus miembros el mismo.
3. Investigar y encontrar a los ancianos idóneos para ayudar a los nuevos Jicareros al sostenimiento de tu tradición.
4. Hacer un breve reporte mensual al coordinador del proyecto, acerca del avance y resultados del proyecto al interior de la comunidad.

Debido a las características particulares requeridas, el coordinador indígena del proyecto será elegido por el coordinador general del proyecto.

Los ancianos kawiteros podrán ser sugeridos por el coordinador indígena o por cualquier miembro del grupo de Jicareros, pero en todo caso su elección debe ser aprobada por el grupo de Jicareros.

Las tareas de los ancianos asesores del centro ceremonial serán:

1. Acudir al centro ceremonial una vez por semana para compartir su conocimiento y apoyar al grupo de jicareros en la realización de sus responsabilidades.

2. La duración de la participación de los ancianos asesores en cada visita al centro ceremonial, será determinada por ellos mismos en acuerdo con el grupo de jicareros.

Las tareas del coordinador no-indígena del proyecto serán:

1. Diseñar el proyecto
2. Difusión del proyecto
3. Buscar adherentes y donadores
4. Supervisar y apoyar su funcionamiento por los primeros tres años
5. Buscar apoyos responsables para la ejecución del proyecto
6. Reunir y distribuir los fondos
7. Buscar un sucesor que le dé continuidad al proyecto
8. Emitir un reporte mensual de los avances del proyecto, dirigido a todos los donadores del proyecto.

Como puedes ayudar

Para apoyar al proyecto con donaciones únicas o recurrentes, o para apoyarlo de alguna otra forma, favor de escribirnos utilizando la forma de contacto en el menú de arriba.

La fecha límite para obtener los fondos para este proyecto es: 1 de enero de 2015.

Si deseas donar ahora mismo, puedes:

1. Utilizar el botón de donaciones a la derecha, en la parte superior de esta página.
o
2. Ir a una página dedicada en un sitio web de financiación colectiva (youcaring.com), donde podrás monitorear el progreso hacia nuestra meta económica. Es fácil de hacer y te tomará solo un minuto o dos revisar la información que contiene.

PARA IR A LA PAGINA WIXARIKA EN YOUCARING.COM:

HAGA CLIC AQUÍ

Coordinador General del Proyecto: Víctor Sánchez

IMG_1

 

Notas sobre el significado de las palabras en lengua wixarika o especiales usadas en este texto:

1. Kawitero. Significa “contador de historias”, es el anciano sabio que conoce la “historia del mundo” y que por su larga experiencia, conoce las formas y procedimientos que los miembros de la comunidad deben seguir durante las ceremonias y peregrinaciones. Todo grupo de Jicareros debe tener un Kawitero, quien casi siempre es la persona de mas edad del grupo. Es precisamente la falta de un Kawitero con la experiencia necesaria, lo que está generando incertidumbre en el grupo de Jicareros de Santa Catarina.

2. Jicareros. Son los responsables de organizar las ceremonias en la comunidad y las peregrinaciones a los lugares sagrados por cinco años. Después de cinco años, son remplazados por otros miembros de la comunidad, quienes son elegidos por el “abuelo fuego” en ceremonias especiales. Se llaman Jicareros porque, junto con sus mujeres cuidan una “jicara” que es un cuenco hecho del fondo de una calabaza o guaje en el que se guardan objetos sagrados que se pasan a los nuevos jicareros y se conservan de generación en generación. Simbólicamente, desde los tiempos anteriores de la conquista, la jicara representa aquello que contiene y protege algo sagrado. Por ello, los jicareros son los responsables de proteger y mantener la tradición espiritual wixarika. Cada jicarero tiene un cargo que representa a algún poderío o deidad y su comportamiento debe se acorde a las características de aquello que representa. Generalmente los jicareros son alrededor de treinta, aunque su número puede variar. El grupo incluye a sus familias sus mujeres y a sus hijos. La mujer se considera la Jicara (y ella guarda la jicara física) y el hombre se considera “la flecha”, el rol de ambos es igualmente importante para la comunidad.

3. Wixarika. Es el nombre que se dan a si mismos estos indígenas que habitan en la sierra del norte del Estado de Jalisco. Los mexicanos y extranjeros a menudo les conocen como “huicholes”, pero nosotros por respeto siempre les llamamos wixarika o por el plural: wixaritari (la X se pronuncia como la doble R en español, aunque un poco mas suave).

4. Milpa. Es el nombre del campo de cultivo del maíz y tiene un valor sagrado porque de allí obtienen su sustento los wixarika. La relación con el maiz es de reciprocidad, porque así como el ser humano necesita del maíz para vivir, así también el maíz necesita del ser humano para poder vivir, ya que no crece por si solo en la naturaleza. La relación de los wixarika con su milpa, es profundamente emocional, ya que consideran al maíz no simplemente como un recurso, sino como algo sagrado.

5. Fiestas. La palabra fiesta en español es como “party” en ingles, pero para los wixarika la fiesta no es un baile para divertirse ni tomar alcohol, sino por el contrario, le llaman así a sus a sus ceremonias y celebraciones espirituales, que a menudo duran por varios días y en los que participa toda la comunidad. Destacan la fiesta del tambor (Tatei Neirra), la fiesta de la lluvia, la despedida del peyote (hikuri neirra), entre muchas otras.

6. Poderio. Es una palabra parecida a “poder” pero no es igual, ya que representa a los campos de energía de la naturaleza y se les considera sagrado. Hay muchos tipos de poderíos, como por ejemplo el poderío que habita en una montaña o en un ojo de agua. Sin embargo los mas importantes son “los cinco grandes” que son el Abuelo Fuego, el Padre Sol, la Madre Tierra, el Hermano Viento y la Madre Agua.